consejos de conduccion

Sigue estos consejos para conducir mejor y evitar problemas en tu vehículo

Los consejos para conducir mejor nunca están de más. Y es que, sin ánimo de generalizar, podría decirse que cualquiera que tenga carné de conducir en vigor sabe conducir, ¿cierto?

Sin embargo, la realidad es muy diferente. De hecho, ¿cuántos conductores saben cómo conducir sin dañar inconscientemente el vehículo? Sin quererlo, se adquieren costumbres y manías que con el paso del tiempo provocan averías.

Y es que pocos son los conductores que ponen en duda su habilidad al volante. No obstante, no siempre se conduce con tanto acierto como se cree. A veces por desidia, en ocasiones por descuido y en algunos casos por desconocimiento, se olvidan hábitos básicos que ayudan a conducir mejor, con la seguridad añadida que ello aporta.

Conducir bien resulta más sencillo de lo que puede parecer, pero tan solo es necesario poner en práctica algunas técnicas. Al principio pueden requerir de una atención especial para realizarlas, pero en poco tiempo se automatizarán y servirán para que la habilidad al volante sea mayor.

De esta forma, desde Xtravans, la empresa de Renting en Canarias líder, queremos revelarte algunas recomendaciones para que mejores tus aptitudes al volante que evitarán una temida cita en el taller y, por ende, el abono de importantes facturas.

6 consejos para conducir mejor

Aunque seas de esos que cuidan su vehículo como si fuera su bien más preciado, cumples religiosamente con el mantenimiento y además escoges esa plaza de parking más amplia y alejada de otros vehículos, es posible que estés haciendo cosas que reducen la vida útil del mismo sin siquiera darte cuenta.

1. Usar el aire frío en invierno

Aunque eso de utilizar el aire acondicionado del vehículo en pleno invierno pueda parecer una cosa de locos, nada más lejos de la realidad. Se recomienda encender de vez en cuando el mismo aunque la temperatura externa sea mínima, ya que los sistemas de aire acondicionado lubrican sus elementos con los aceites incorporados en su recarga.

Si transcurre un periodo de tiempo elevado sin utilizarse, es posible que se produzcan pérdidas de gas refrigerante o quizá estropearse el compresor por falta de lubricación ya sea en las juntas o en el propio compresor.

2. No dejar la mano apoyada en la palanca de cambios

Un mal hábito similar al de dejar el pie sobre el pedal del embrague es colocar la mano derecha sobre la palanca de cambios.

Esta acción aparentemente inofensiva deteriora los sincronizadores de la caja de cambios y acorta la vida de la misma. Sin duda, uno de los consejos para conducir mejor que hay que seguir sí o sí.

3. No apagar el motor inmediatamente si tiene turbo

Lo lógico tras recorrer muchos kilómetros y llegar al destino es apagar el vehículo. Es algo que todos hemos hecho, ¿verdad? Pues bien, es un grave error si tiene turbo. En este tipo de vehículos nunca hay que apagar el motor después de hacer una parada por dos grandes razones

  • el turbo gira muy por encima de las 100.000 vueltas por minuto y es lubricado mientras el motor está en funcionamiento
  • el turbo no se para inmediatamente al detener el motor, sino que sigue girando (como un ventilador cuando se le corta la corriente) y perdiendo velocidad lentamente hasta que se detiene del todo.

Por ello, si se para el motor y el turbo no se ha detenido, este se queda sin aceite que lo lubrique y poco a poco termina por quemarse. El modo correcto de actuar es esperar por lo menos un minuto con el motor en marcha para que continúe lubricando mientras el turbo pierde inercia y reduce la velocidad de giro.

4. Evitar aceleraciones bruscas

Si cuando te montas en el vehículo y vas con el tiempo justo, lo más común es que pises a tope el acelerador, ¿no? Presta atención porque este es uno de los consejos para conducir mejor más importantes.

Y es que aunque este sea un escenario muy habitual tienes que saber que al hacerlo, tanto el aceite como otros lubricantes del vehículo no han tenido el tiempo suficiente para llegar a la temperatura adecuada.

De este modo, los líquidos no han conseguido la fluidez necesaria para que puedan lubricar eficientemente el motor u otro componente. En efecto, una deficiente lubricación del motor reduce inevitablemente su vida.

5. Quitar el pie del embrague

Para muchos conductores, puede ser muy común dejar el pie apoyado sobre el pedal del embrague por rutina y comodidad. Y es que suelen mantenerlo como algo natural encima del embrague, incluso aunque no se esté utilizando.

Sin embargo, por muy leve que sea la presión ejercida en el pedal del embrague, irremediablemente supondrá un desgaste en el mismo.

6. No apurar la reserva de combustible

A pesar de que siempre uses el mejor y más refinado combustible del mercado, en el fondo del depósito se crean sedimentos. Así, apurar al máximo la reserva es sinónimo de tener muchas opciones para que el sistema “chupe” dichas impurezas y las meta en el sistema de inyección, produciendo una grave catástrofe económica.

Y es que, técnicamente hablando, los sistemas de inyección a alta presión (ya sean diésel o de gasolina) son muy precisos en cuanto a piezas y funcionamiento, así que la más impureza más mínima podría acabar con una avería de la bomba de alta presión o los inyectores.

En definitiva, con estos consejos para conducir mejor se pueden evitar daños en el vehículo y mejorar la vida del mismo. Aunque probablemente lleve tiempo cambiar algunos hábitos, con un poco de esfuerzo seguro que se lo conseguirás.

¿Te gusta este artículo? Compártelo
Posts relacionados